La obligación de prestar alimentos hasta la independencia económica

La crisis económica que estamos viviendo ha traído consigo el hecho de que los hijos alarguen su estancia en la vivienda familiar, continuando mantenidos por sus padres hasta edades elevadas. ¿Hasta qué punto está obligado un padre a mantener a su hijo? Nuestro ordenamiento jurídico da respuesta hasta pregunta con la figura de la prestación de alimentos.

La obligación de prestar alimentos se encuentra regulada en los artículos 142 y siguientes de nuestro Código Civil.

Esta obligación no solo consiste en prestar alimentos tal y como podemos entenderlo, sino que dentro de alimentos se entienden englobados además de la comida, la vestimenta, habitación y la asistencia médica. Además, los alimentos incluirán la educación de quien los recibe cuando sea menor de edad, o no haya acabado de formarse por causas que no le sean imputables.

¿Quién está obligado a prestar alimentos? Los sujetos que están obligados a cumplir con esta prestación son los cónyuges y los ascendientes y descendientes. En el caso de los hermanos, éstos solo se deben los auxilios necesarios para la vida. Cuando existan dos o más obligados para la prestación de los alimentos, el Código establece, en su art. 143, el orden para reclamar.

En primero lugar se debe reclamar al cónyuge, en caso de que no exista o no contase con los recursos suficientes se dirigiría la reclamación contra los descendientes en grado más próximo, esto significa que habría que reclamar a los hijos antes que a los nietos, en caso de que estos tampoco pudieran prestar alimentos, habría que reclamar contra los ascendientes en grado más próximo, en último lugar, se podría reclamar a los hermanos.

¿Hasta cuándo tengo obligación de prestar alimentos? Se trata de una obligación personalísima, lo que significa que la obligación cesa con la muerte del obligado. Además, se establecen otras causas por las que se extingue la obligación de prestar alimentos, como pueden ser la muerte del alimentista, cuando el obligado no tenga recursos suficientes para satisfacer la obligación, cuando el alimentista pueda ejercer una profesión o ya no los necesite y, por último, cuando el alimentista sea descendiente del obligado y exista esta obligación por la mala conducta de aquel o falta de aplicación al trabajo.

Del párrafo anterior se desprende que la obligación de prestar alimentos se extingue cuando el alimentista pueda tener un trabajo, y este trabajo produzca recursos económicos suficientes como para no necesitar el soporte familiar. En este sentido, la SAP de Sevilla 5 de noviembre de 2003 estableció que […] para suprimir la pensión alimenticia a un hijo mayor de edad de conformidad con lo dispuesto en el artículo 152 del Código Civil es preciso que tenga ingresos propios de carácter fijo o, cuando menos, una formación ya completada que le permita obtener un puesto de trabajo como posibilidad cierta y real […]Por lo tanto, no es suficiente con que el alimentista tenga una formación educativa ya completada, sino que tienen que existir posibilidades reales de obtener un trabajo con unos ingresos fijos.

Además, la SAP de Cádiz 258/2010, de 31 de mayo, se pronuncia sobre el límite temporal estableciendo que […] ni el eventual o circunstancial percibo de ingresos por uno de los hijos, ni el retraso en los estudios cursados, puede servir de justificación al alimentante para exonerarse de este deber de seguir procurando la atención alimentaria de los mismos, al menos hasta que transcurra una edad razonable, en cuanto suficiente para poder culminar su preparación profesional, y en disposición de acceder al mercado laboral […]

Bien es cierto que se podrá extinguir esta obligación cuando el hijo se niegue a continuar con su formación o no muestre intenciones de encontrar un empleo que le permita adquirir la independencia económica, así lo han indicado los tribunales en la SAP de Valencia 547/2012, de 18 de julio acordando […] la extinción de la pensión alimenticia a favor del hijo mayor de edad de 20 años, pues consta que ha dejado de estudiar sin que se sepa si trabaja o no, siendo situación a él imputable […]

Por lo tanto, la obligación de prestar alimentos es obligatoria durante la minoría de edad del hijo, como ejercicio a la patria potestad y alcanza hasta que el hijo logra la independencia económica, a menos que sea el propio hijo el que se oponga a lograr tal condición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

190 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>