Las prórrogas unilaterales de renovación

Las prórrogas unilaterales de renovación se definen como la facultad, generalmente pactada en el contrato laboral suscrito entre un jugador y un club, que se concede a una de las partes, permitiendo a ésta, a su sola discreción, extender la duración del contrato laboral por un tiempo indefinido. Por ende, constituye aquel mecanismo mediante el cual se posibilita que un contrato laboral, de corta duración inicial, pueda irse prorrogando unilateralmente año tras año.

La inclusión de las prórrogas unilaterales de renovación en los contratos suscritos entre jugador y club ha generado un gran número de controversias recientemente, que han sido resueltas, entre otros, por la Cámara de Resolución de Disputas (en lo sucesivo, “CRD), y por el Tribunal Arbitral du Sport (en adelante, “TAS”).

La controversia se ha suscitado en torno a las prórrogas conferidas exclusivamente a favor de los clubes, por ser éstos, en principio, la parte contractual más fuerte.

Este tipo de prórrogas se han asentado en legislaciones nacionales como la argentina, la uruguaya y la griega, sin que la FIFA haya incluido regulación de tales prórrogas en su Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores (en lo sucesivo, RETJ).

No obstante, pese a la inexistencia de regulación FIFA al respecto, la validez de las prórrogas unilaterales se podría sustentar en los artículos 17.1 y 18.2 RETJ, pero, insisto, sin mención expresa a dichas cláusulas contractuales, lo que ha dado lugar a numerosos litigios, que han sido resueltos en primera instancia por la CRD y, tras ello, por el TAS.

La CRD se ha pronunciado sobre la validez de las prórrogas unilaterales de renovación en sus decisiones de 24 de julio de 2004, de 13 de mayo de 2005, de 24 de octubre de 2006 y de 23  de marzo de 2006, declarando en todas ellas la ineficacia de cualquier tipo de extensión unilateral a favor de un club, pues considera que las prórrogas unilaterales de renovación: (i) limitan la libertad del futbolista, generando una clara desventaja de los derechos de éste respecto de los del club; (ii) carecen de carácter recíproco; (iii) atentan contra los principios generales del Derecho del Trabajo; y (iv) su aplicación depende única y exclusivamente de la voluntad del club.

El criterio de la CRD al respecto es tajante, pues declara ineficaz toda prórroga unilateral de renovación, sin excepción, criterio suavizado por el TAS, entre otros, en los asuntos CAS 2004\A\678 Apollon Kalamaria vs Davidson Oliveira; y el famoso asunto CAS 2005\A\983&984 Bueno-Rodríguez. Se trata de los casos en mi opinión más esclarecedores sobre la validez y requisitos de las prórrogas unilaterales de renovación.

En el asunto CAS 2004\A\678 Apollon Kalamaria vs Davidson Oliveira, la controversia gira en torno a una prórroga unilateral de renovación insertada en el contrato suscrito el 30 de julio de 2003, por una duración máxima de cinco años. El 24 de mayo de 2004 el club ejercita la opción de renovación unilateral. El jugador interpone demanda ante la CRD, que considera la opción como no válida y declara resuelto el contrato desde el 30 de junio de 2004 (fin de temporada).

La decisión se recurre ante el TAS, que declara que, pese a la adecuación de la prórroga a la ley griega, en la que se encuentran permitidas las prórrogas unilaterales a favor de los clubes, siempre que duración de la relación laboral sea inferior a cinco años, y a pesar de haberse utilizado el modelo de contrato standard en Grecia, la prórroga unilateral de renovación produce una manifiesta desigualdad entre las contraprestaciones de las partes, y ello basándose en las siguientes razones: (i) no se pueden pactar condiciones financieras por adelantado; (ii) no se puede obligar al jugador a renovar su contrato de manera automática si este no lo desea, pero en caso de no hacerlo, debe hacer frente a la correspondiente indemnización por daños y perjuicios; (iii) las prórrogas son contrarias a la le sportiva.

En definitiva, el TAS afirma que las prórrogas unilaterales no son susceptibles de ser impuestas al jugador, pero si éste no desea cumplirla, deberá abonar la pertinente indemnización por los daños y perjuicios causados al club; y, lo que es más importante dada su relevancia jurídica, que las prórrogas unilaterales son contrarias a la lex sportiva, argumento que supone considerar las mismas a todas luces ineficaces.

Por su parte, en el caso Bueno-Rodríguez, por todos conocido, el TAS no sólo no declara la ineficacia de toda prórroga automática, sino que establece los requisitos de validez de las prórrogas unilaterales de renovación, que se resumen en: (i) la duración máxima de la relación laboral es de cinco años conforme al artículo 18 RETJ, límite que no se puede superar mediante prórrogas unilaterales de renovación; (ii) la opción unilateral ha de ser ejercida con un plazo de preaviso mínimo de quince días respecto de la fecha de expiración del contrato; (iii) necesidad de que se otorgue una contraprestación  económica por la aceptación de la prórroga que, además, deberá constar de manera expresa en el contrato laboral; (iv) la cláusula contractual en la que se inserte la prórroga ha de ser redactada con toda claridad, de tal manera que sea conocida y aceptada por el jugador.

En definitiva, las prórrogas unilaterales de renovación podrán ser consideradas válidas, en caso de que cumplan los requisitos establecidos para ello por el TAS, para lo cual se han de tener en cuenta, en cada caso concreto, el conocimiento y aceptación de la prórroga por parte del jugador en el momento de suscribir el contrato, la duración del contrato, y la existencia o no de incremento salarial como consecuencia del cumplimiento de la prórroga de renovación. De observarse tales exigencias, la prórroga unilateral de renovación será válida y, por consiguiente, de obligado cumplimiento de conformidad con el Principio General de Pacta Sunt Servanda promulgado por el RETJ.

Pese a ello, se estima necesaria una regulación por parte de FIFA de las prórrogas unilaterales de renovación, en aras a dotar al acervo normativo de mayor seguridad jurídica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

190 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>